Welcome
Advertising is the way great brands get to be great brands.

La primavera llegó hace unas semanas y con ella sus días crecientes. Con la llegada ‎del buen tiempo, reemplazamos las prendas de abrigo por otras más ligeras y es ‎probable que pase lo mismo con nuestros perfumes, ya que nuestros gustos olfativos ‎suelen cambiar. Si durante el invierno nos gustan los olores más intensos, en la ‎primavera triunfan las fragancias frescas y florales, que desprenden alegría y ‎nos recuerdan a las plantas, al verde de los árboles y, en definitiva, a la naturaleza en ‎todo su esplendor. ‎

Un aroma es capaz de generar sensaciones y hacernos viajar a otros lugares y ‎momentos. Todas las estaciones tienen sus propios olores, aunque probablemente, la ‎primavera sea la que mayor variedad tiene. Por ello decimos que la primavera es la ‎época capaz de evocarnos más recuerdos, trasladándonos a situaciones anteriores. ‎
‎ ‎
Cuando estamos en pleno invierno y olemos una flor, automáticamente nos ‎viene a la cabeza la primavera, ¿verdad? Esto se debe a que cuando los receptores ‎olfativos perciben un aroma concreto, mandan señales eléctricas al cerebro que ‎pasan por el área en la que también se genera la memoria y los sentimientos. ‎
‎ ‎

Pero, ¿cuáles son los aromas más típicos de la primavera? Existe una gran variedad de aromas primaverales que podemos clasificar en tres ‎categorías.:

Aromas florales

Uno de los iconos por excelencia de esta temporada son las flores. La lavanda es una ‎de nuestras favoritas ya que transmite bienestar y favorece la relajación, por lo que se ‎utiliza muchísimo en balnearios y Spas. Las rosas tienen un olor característico por su ‎matiz elegante y sofisticado. El jazmín y el azahar son frescos y muy reconocidos también en ‎esta época del año. ‎

Aromas frutales

En segundo lugar, tenemos los aromas frutales, destacando por su frescor que en ‎algunos casos se mezcla con acidez. Este es el caso de cítricos como el limón, la lima o ‎la naranja muy comunes en esta época y también en el verano. Hay otras frutas como ‎la manzana que se utiliza mucho en perfumes que tienen carácter primaveral. ‎

Aromas amaderados, a tierra mojada o a hierba

La primavera es esa temporada donde la naturaleza está espléndida y sus olores son ‎más intensos. Esto se debe a que es una época de lluvias en la que se realzan algunos olores ‎como el de la madera de los bosques. También es típico de la primavera el ‎característico olor de la tierra mojada o de la hierba recién cortada. ‎

 

Como acabamos de comprobar, la primavera tiene sus propios aromas que todos ‎reconocemos, del mismo modo que el olor a castañas o a chocolate caliente nos ‎recuerda al invierno, y el olor a mar o a coco nos transporta al verano. ‎

Algunas personas utilizan el mismo perfume durante todo el año. Sin embargo, mucha ‎gente prefiere cambiar de fragancia en función de la época del año, teniendo en ‎cuenta también el momento del día y la situación. Si quieres buscar un perfume ‎primaveral, apuesta por la familia olfativa floral, amaderada o cítrica. Nuestra ‎recomendación para esta temporada es que sea fresco y ligero. Si además quieres ‎conseguir una fragancia exclusiva, atrévete a mezclar dos perfumes, ¡y el resultado ‎será único! ‎
‎ ‎

No hay comentarios

LEAVE A COMMENT

catorce + trece =